27 Oct

El Parlamento Europeo ha lamentado este martes la "oportunidad perdida" por la Unión Europea para combatir la planificación tributaria y la competencia desleal en materia fiscal, después de que los Estados miembro de la UE decidieran "restringir excesivamente" las normas sobre intercambio automático de datos y "limitar el acceso" de la Comisión Europea a dicha información.

En concreto, el eurodiputado alemán Markus Ferber (PPE), autor del informe respaldado por 572 votos a favor, 90 en contra y 30 abstenciones, ha señalado que los países de la UE "han perdido una gran oportunidad de imponer más transparencia en el ámbito de la fiscalidad" y ha advertido de que "los presupuestos nacionales lo seguirán notando".

"Necesitamos un procedimiento sistemático y obligatorio para toda la UE. Ahora mismo las autoridades tributarias no son conscientes de si los acuerdos fiscales rubricados en otros países están socavando su base impositiva", ha añadido. Por ello, ha defendido que "cada país debería estar obligado a facilitar información sobre dichos pactos a una base de datos gestionada por la Comisión Europea".

Así, los eurodiputados han criticado que la directiva sólo se aplica a los acuerdos fiscales transfronterizos como decidió el Consejo, así como que deja al Ejecutivo comunitario "marginado" puesto que tendrá un acceso "muy limitado" a la información sobre estos pactos y solo podrá verificar si la directiva se aplica correctamente.

En esta línea, el informe de Ferber también destaca que la Comisión Europea debe poder investigar sospechas de evasión impositiva y de competencia desleal, y verificar si se cumplen las normas sobre ayudas de Estado. "¿Por qué insisten en negar a la Comisión acceso a esa información? ¿Esconden algo?", se pregunta el europarlamentario, quien asegura que el papel de Bruselas en los casos de Fiat y Starbucks "prueban que su posición es esencial".

Además, el Parlamento Europeo ha recordado que la nueva legislación se aplicará únicamente a los acuerdos, modificaciones o renovaciones a partir del 31 de diciembre de 2016, con algunas excepciones para aquellos entre 2012 y 2016.

Una vez adoptada la opinión de la Eurocámara, el borrador de la directiva en la próxima reunión de ministros de Economía y Finanzas de la UE y las nuevas reglas entrarán en vigor el 1 de enero de 2017.

También sobre este mismo tema, la Comisión Especial del Parlamento Europeo los "tax rulings" ha recomendado medidas para hacer más "justas" y "transparentes" las obligaciones fiscales corporativas, entre las que propone establecer "lo antes posible" una base imponible común y consolidada (CCCTB en sus siglas en inglés) obligatoria en la UE en el impuesto de sociedades.

Fuente:Europa Press

Fecha:27/10/2015